Mejoramos tu tasa - Velpay - La terminal Inteligente

El uso de tarjetas de crédito y débito se ha convertido en una herramienta esencial en la vida diaria de los mexicanos. Estas tarjetas no solo facilitan las compras en línea y las transacciones en establecimientos físicos, sino que también ofrecen una mayor seguridad al reducir la necesidad de portar efectivo. Sin embargo, a pesar de estos beneficios, los cargos no reconocidos representan una preocupación significativa para los usuarios de tarjetas. Según datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en 2023 se registraron 68,429 inconformidades por consumos no realizados.

El aumento de las inconformidades registradas por la Condusef refleja una tendencia preocupante en el uso de tarjetas de crédito y débito. Estos cargos no autorizados pueden surgir por diversas razones, desde fraudes y clonaciones hasta errores en las transacciones. Es vital que los usuarios comprendan la importancia de la educación financiera para prevenir y reaccionar adecuadamente ante estos incidentes. La falta de conocimiento y la negligencia en el manejo de estos productos financieros pueden llevar a pérdidas económicas significativas y afectar la confianza en el sistema financiero.

Medidas para Proteger tu Tarjeta

La primera línea de defensa contra los cargos no reconocidos es la protección de la información personal. Guardar los comprobantes de todas las operaciones y compararlos con el estado de cuenta mensual es fundamental. Esto permite detectar cualquier discrepancia y actuar rápidamente. Es crucial no compartir los datos de la tarjeta por teléfono, mensajes SMS o correo electrónico, ya que estos son canales frecuentemente utilizados por estafadores para obtener información sensible.

Al realizar compras en línea, es esencial asegurarse de que se está comprando en empresas reconocidas y de prestigio que cuenten con medidas de seguridad adecuadas. Esto incluye verificar que el sitio web tenga un certificado SSL (indicado por “https” en la barra de direcciones) y leer reseñas de otros usuarios para evaluar la confiabilidad del vendedor. Además, utilizar servicios de pago seguros puede añadir una capa adicional de protección.

El cambio regular de contraseñas es una práctica esencial y altamente recomendada para la protección de las cuentas bancarias en línea. Es fundamental que las contraseñas sean complejas y difíciles de adivinar, por lo que deben combinar letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos especiales. 

Además, se debe evitar el uso de información personal obvia, como fechas de nacimiento, nombres de familiares o direcciones, ya que estos datos pueden ser fácilmente obtenidos por delincuentes a través de redes sociales u otras fuentes. Asimismo, no es seguro realizar operaciones bancarias conectándose a redes Wi-Fi públicas, como las disponibles en cafeterías, aeropuertos o bibliotecas.

Estas redes son frecuentemente objetivo de ataques cibernéticos, donde los hackers pueden interceptar información confidencial. Por tanto, es mejor usar redes privadas y seguras para cualquier transacción financiera en línea.

Medidas en Establecimientos Físicos

En los establecimientos físicos, es crucial tomar medidas para asegurar un uso seguro de la Terminal Punto de Venta (TPV). Una de las prácticas recomendadas es solicitar que la TPV sea llevada directamente hasta donde se encuentra el cliente. Esto minimiza el riesgo de que la tarjeta pase por dispositivos fraudulentos que pueden estar diseñados para clonar la información de la tarjeta.

Además, se debe verificar que la TPV pertenezca a una institución financiera reconocida, ya que estas instituciones suelen tener protocolos de seguridad más estrictos y confiables para proteger la información del usuario.

La clonación de tarjetas es un problema creciente y sofisticado que puede ocurrir cuando una tarjeta se desliza por dispositivos no autorizados, conocidos como skimmers, que capturan la información sin el conocimiento del titular de la tarjeta.

No compartir la contraseña o NIP de la tarjeta es esencial. Al ingresar el NIP en un cajero automático o en una TPV, se debe cubrir el teclado para evitar que otras personas puedan ver la información. Esta práctica simple puede prevenir fraudes y clonaciones.

Uso Seguro de Cajeros Automáticos

Antes de usar un cajero automático, es crucial inspeccionar la ranura de la tarjeta para detectar cualquier anomalía o dispositivos ajenos. Estos dispositivos pueden ser utilizados por estafadores para clonar tarjetas. Además, nunca se debe aceptar ayuda de desconocidos al usar el cajero.

Después de realizar una transacción en un cajero automático, se debe recoger el comprobante impreso y activar las notificaciones del banco para monitorear todas las transacciones. Estas notificaciones permiten detectar y actuar rápidamente ante cualquier transacción no autorizada.

Reacciones ante Problemas con la Tarjeta

Si se detectan cargos no reconocidos, es importante acercarse inmediatamente al banco para presentar una reclamación. La Condusef ofrece orientación y apoyo a los usuarios en estos casos, y puede intervenir para resolver la inconformidad. El procedimiento generalmente implica la revisión de las transacciones y la provisión de comprobantes de compra para verificar la autenticidad de las reclamaciones.

En caso de robo o extravío de la tarjeta, se debe reportar de inmediato al banco para bloquear la tarjeta y prevenir su uso indebido. La mayoría de los bancos ofrecen números de emergencia para estos casos, disponibles las 24 horas del día, lo que permite actuar rápidamente y minimizar los riesgos.

La prevención y la vigilancia constante son claves para protegerse contra los cargos no reconocidos en tarjetas de crédito y débito. La adopción de medidas de seguridad como la protección de información personal, la verificación de compras en línea, el cambio frecuente de contraseñas, y el uso seguro de TPV y cajeros automáticos puede reducir significativamente el riesgo de fraude. Además, la educación financiera y la toma de acción rápida ante cualquier irregularidad son fundamentales para mantener la confianza en el sistema financiero y proteger los recursos económicos de los usuarios.

Ser proactivo y estar informado son las mejores defensas contra los cargos no reconocidos. La combinación de buenas prácticas de seguridad y una comunicación efectiva con las instituciones financieras puede garantizar una experiencia más segura y satisfactoria en el uso de tarjetas de crédito y débito.

¿Te gustaría comentar tu opinión?